//¿Viajo con mochila o con maleta? Consejos para acertar

¿Viajo con mochila o con maleta? Consejos para acertar

Al verano le quedan pocos días pero hay personas que aún no han disfrutado de sus vacaciones estivales. Si estás preparando tu viaje, además de decidir qué accesorios para viajar en avión llevar, puede que te tengas que enfrentar a otra de las encrucijadas del viajero: ¿mochila o maleta? En las siguientes líneas vemos qué ventajas y desventajas tiene cada una de las dos alternativas.

Obviamente, la elección entre maleta y mochila va a depender, entre otras cosas, del tipo de viaje que vayamos a emprender. También hemos de pensar en el tiempo que durará, en la estación del año o en el tipo de infraestructuras que nos encontraremos.

A grandes rasgos, podemos distinguir entre 3 tipos de equipaje: maletas, mochilas pequeñas y mochilas grandes. La maleta será la mejor opción si nos dirigimos a un solo destino del que no nos vamos a mover en todas las vacaciones. Las de cuerpo rígido son muy resistentes a los golpes y además se pueden cerrar con llave, código o candados como los que encontrarás en el catálogo de Viajando con Cuore. Además, gracias a las ruedas, representan una opción mucho más cómoda para transitar por los aeropuertos y las estaciones de tren y de bus. Por si esto fuera poco, la mayoría de las maletas son impermeables. Además, en el mercado existen muchos accesorios para organizar el interior. La contrapartida es que, si el suelo no es liso y uniforme, llevar la maleta puede llegar a ser algo pesado. En resumen, la maleta será tu alternativa cuando te dirijas a un destino turístico en el que no vas a necesitar transportar nada más durante tu estancia. Si tu viaje es de trabajo y necesitas llevar ropa elegante también será mejor una maleta.

Por su parte, las mochilas pequeñas son la opción más sensata para fines de semana largos o viajes cortos. Su gran ventaja es que son pequeñas y fáciles de transportar y nos ofrecen una gran movilidad sobre todo si tenemos prisa y tenemos que acelerar el paso. En el avión no tendremos que facturarla y en el autobús la podremos colocar cómodamente debajo del asiento. Lo malo, sobre todo en el caso de las mochilas de carga superior, es que es más complicado mantener ordenado lo que llevemos en el interior. Lógicamente, una mochila no es tan robusta como una maleta. En resumen, es más fácil de mover y además puede albergar casi la misma cantidad de ropa si la organizamos bien.

2017-09-05T07:31:05+00:00 lunes, 4 septiembre, 2017|Imprescindibles para viajar|

Deje su comentario

Si continúas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar